En el Blog

No salgo de mi asombro

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, afirma en una entrevista a Financial Times que “subimos los impuestos al comienzo de nuestro mandato, y en 2015 rebajamos el impuesto sobre la renta y el impuesto de sociedades. Si los ingresos fiscales siguen aumentando, como lo hacen ahora, podemos planificar otra rebaja”.  Promete así  nuevas reducciones de impuestos si es reelegido el mes que viene en las Elecciones Generales.Y curiosamente estas arriesgadas propuestas son publicadas el mismo día que también se hace público que la deuda pública española alcanza su máximo histórico y supera el 100% del PIB. El mismo día que la Comisión Europea se reunía para estudiar la apertura de procedimientos de sanción contra España por imcumplir una vez más (nunca lo ha cumplido) el techo de déficit presupuestario  asignado y cuando se espera que el déficit presupuestario español alcance el 3,9% del producto interior bruto este año, muy por encima del techo del 3% fijado por la UE y del que el Gobierno  ha prometido bajar, promesa incumplida reiteradamente. Aunque finalmente las autoridades comunitarias le han hecho el regalo electoral a Rajoy de posponer su decisión hasta julio. Increíble.

Las afirmaciones del presidente en funciones me parecían de tal desfachatez e irresponsabilidad que decidí esperar 48 horas por si se producía alguna rectificación o al menos aclaración por su parte. Ninguna. Rajoy prefería y prefiere intentar conseguir votos en las próximas elecciones aunque sea a costa de arriesgarse a un enfrentamiento con la Comisión Europea.

Pero lo más grave es que está dispuesto, como ya ocurrió en los anteriores comicios, a reducir los impuestos, aunque suponga incumplir el objetivo de déficit, aunque Bruselas nos multe, aunque implique más sacrificios para los españoles impuestos por la Unión Europea, aunque, como ya está ocurriendo, esté planeando cómo recorta 2.000 millones del gasto público, y aunque suponga de nuevo más ajustes en materia social y más penurias para los más desfavorecidos.

Y lo hace mientras señala como culpables del desvío del déficit a las comunidades autónomas y la Seguridad Social, y más concretamente a las pensiones, quizás advirtiendo de nuevas reformas si vuelve a gobernar, que no son más que nuevos recortes a las prestaciones futuras y presentes y al acceso a las mismas, a la vez que se gasta la mitad del Fondo de Reserva de las pensiones y “olvida” la rebaja fiscal que aprobó el pasado año justo antes de las elecciones.

Y hace esa promesa cuando hay casi cinco millones de personas en paro ( uno de cada cinco ciudadanos en edad de trabajar), cuando la mitad de ellos lleva más de un año buscando empleo sin encontrarlo, cuando la mitad de ellos no tienen ningún tipo de prestación, cuando el 60% de los que si la tiene es asistencial, cuando hay setecientas mil familias sin ningún tipo de ingreso y hay un millón y medio de hogares con todos sus miembros en paro, cuando la mitad de los jóvenes están desempleados, cuando nueve de cada diez contratos realizados son temporales y uno de cada cuatro dura menos de una semana.

Y, mientras, el Gobierno en funciones deja de gastar mil millones de euros de los fondos del Programa de Activación para el Empleo y el Plan Prepara, cuándo se ahorra cuatrocientos millones en prestaciones por desempleo, cuándo deja de formar a cuatro millones de trabajadores parados y ocupados. Cuando, en definitiva, ahorra a costa de los parados.

Y lo hace al tiempo que su Gobierno en funciones nos pide, como cada año, un esfuerzo fiscal ante la campaña de la Renta y un mes después de que salieran a la luz los “papeles de Panamá”, que descubren las trampas de algunos para evadir al fisco mientras los trabajadores que tienen una nómina que controlar tienen que pagar sí o sí.

El Gobierno del PP, si sale reelegido, nos volverá a decir que no hay dinero para pensiones, para las prestaciones a los parados, para formar a los trabajadores, para subir el salario mínimo, para crear una renta básica…mientras baja los impuestos.

No salgo de mi asombro

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comparte ...

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Política de Privacidad RGPD
313,514 Suscriptores

Más temas ...

Estrés, ansiedad y depresión: ir a trabajar con ansiolíticos

El estrés, ansiedad y depresión, la mala salud mental, no pueden continuar siendo ni estigmatizados ni ocultados en la sociedad ni esconder que, gran parte de estas afecciones, son producidas por causa laboral. Entre un 5 y un 12’5% de las personas trabajadoras van a trabajar con ansiolíticos.

Leer +
Share