En el Blog

La vendimia de Rajoy

Interesante exceso verbal el de Mariano Rajoy. El máximo dirigente del Partido Popular nos ha enseñado su verdadero rostro. Nos ha dejado bien claro lo que realmente piensa sobre la inmigración y también que no dejará de recurrir a la más peligrosa de las demagogias para conseguir crear un clima favorable para sus objetivos políticos. La opinión que le merecen los trabajadores inmigrantes ya nos la imaginábamos. Al fin y al cabo, pertenecía al gobierno de Aznar que vociferaba contra la entrada ilegal de extranjeros mientras les abría la puerta de atrás para favorecer a los empresarios que necesitaban mano de obra dócil y explotable.

Lo que resulta escalofriante es la desvergüenza con la que atiza la hoguera de la xenofobia. Sin ningún rubor intenta crear la sensación de que se les está regalando la prestación por desempleo a los trabajadores y las trabajadoras inmigrantes en paro. Cabe recordarle, aunque de sobras lo sabe, que ese derecho hay que pagarlo para poder recibirlo.
¿Qué quiere conseguir Rajoy? Sencillamente abundar en la leyenda urbana que afirma que las personas inmigradas perciben ayudas que los nacionales ni huelen. Se sube al carro de los que culpan a los inmigrantes de todos los problemas y por ello piensa que obtendrá pingües réditos electorales. Ya veremos. Por lo pronto, y a modo de efecto colateral, seguro que imprevisto por sus asesores y por él mismo, ha colocado en el centro del huracán mediático a los empresarios agrícolas que balbuceantes han intentado –sin conseguirlo- explicar cómo es posible que un trabajador andaluz prefiera ir a la vendimia francesa que quedarse más cerquita y trabajar en la campaña de la fresa en Huelva. En Francia, lisa y llanamente, cobran el doble, trabajan menos horas y las condiciones de alojamiento y sanitarias son dignas. Nada que ver con recoger fresones en Lepe. Por algo prefieren que vengan de cualquier sitio menos de España. Seguro que algunos o todos los empresarios que se forran con cargo a las costillas de la desesperación sintieron escalofríos –de vergüenza nada- cuando escucharon la perversa paradoja que nos regalaba el, por muchos años, líder de la oposición.
Habrá que seguir confiando en el sentido común de la inmensa mayoría de este país. Y cuidado con Mariano y sus perlas, en una de éstas nos suelta que hay que volver a expulsar a judíos y moriscos, para que sólo queden buenos cristianos. Monseñor Rouco Varela podría ser el autor intelectual, para el PP siempre hay uno.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comparte ...

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Política de Privacidad RGPD
313,497 Suscriptores

Más temas ...

No matar al mensajero

Un periodista debe buscar la información allí donde sea necesario y muchos de los mejores ejemplos del periodismo de investigación

Leer +
Share