En el Blog

1 año de Pandemia

La pandemia ha producido una crisis sanitaria y social que debe ser reparada con inversión pública, gasto social y mejora de los servicios públicos

La actual pandemia de Covid_19, popularmente conocida como pandemia del coronavirus, aunque tuvo sus primeros casos en diciembre de 2019, fue reconocida como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo de 2020. Desde ese momento ha pasado ya un año, marcando todos los ámbitos de la vida en España y en la práctica totalidad del mundo. En nuestro país, el día 14 de este mes se cumple un año de la primera declaración del estado de alarma.

 

Específicamente, a fecha de 12 marzo de 2021 se han registrado unos 119 millones de contagios en 255 países, con 2,63 millones de fallecidos. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud estima todavía unos datos más dramáticos en su informe de Octubre de 2020 que denuncia un gran subregistro a nivel mundial de la enfermedad. Según dicho informe, al menos un 10 % de la población mundial podría haberse contagiado, es decir unos 780 millones de personas aproximadamente, 22 veces más que los casos diagnosticados hasta la fecha.

 

Además, la pandemia ha provocado un incremento significativo de la pobreza y de la desigualdad social en todo el mundo. En nuestro marco primario de referencia, la Unión Europea, ha aumentado la pobreza, evidenciando las vulnerabilidades sociales y sanitarias en el viejo continente. Según Eurostat, el 21,1% de la población europea, aproximadamente 91 millones de personas, está en una situación de pobreza y exclusión social. En España, la tasa de pobreza severa se ha incrementado desde el 9,2% hasta el 10,86% durante la pandemia, 800.000 personas más viven con menos de 16 euros al día.

 

Y la situación en nuestro país todavía sería más dramática sino se hubieran implementado una red social en cuyo tejido ha sido fundamental el papel de los agentes sociales y, en concreto, de UGT. Nuestro concurso ha sido fundamental para lograr que el Gobierno creara el IMV, pusiera en marcha los ERTE, la  prohibición del despido tras los ERTE, la prestación por desempleo para empleadas del hogar y de cese de actividad de los autónomos, o la prohibición de cortar los suministros de electricidad, agua y gas a consumidores considerados vulnerables o en riesgo de exclusión social.

 

Sin embargo, no podemos conformarnos, no es suficiente para solventar el drama laboral y socioeconómico que están sufriendo cientos de miles de familias sin ingresos, con todos sus miembros en paro. No podemos admitir las colas del hambre y por eso, seguiremos denunciando esta situación y buscando soluciones que erradiquen esta pandemia social.

 

Concluyendo, la pandemia no solo ha producido una crisis sanitaria, sino que también ha deparado una crisis social. Por todo esto, es necesario y urgente que todas las entidades supreanacionales y las administraciones públicas españolas aúnen todos sus esfuerzos para aumentar la inversión pública, el gasto social y la mejora los servicios públicos. Para superar esta crisis sociosanitaria debemos tener claro que los servicios sociales y la defensa de los más vulnerables deben ser lo prioritario. Esta pandemia nos debe hacer aprender y pensar en construir un nuevo país más justo y equitativo.

(Visited 140 times, 1 visits today)
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Comparte ...

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Política de Privacidad RGPD
313,344 Suscriptores

Más temas ...

Share