En el Blog

Tragedia migratoria eterna

La Unión Europea y el resto de organismos supranacionales deben actuar de forma urgente implementando todos los medios posibles para evitar estas muertes. 

 

Todas las semanas nos llegan terribles noticias explicando el drama humano de la migración.  En lo que va de año, más de 800 personas han perdido la vida en el mar Mediterráneo, como las seis personas que fallecieron este domingo 15 de noviembre, incluido un menor de edad al que no se pudo salvar.

En Canarias, esta semana el drama migratorio se ha traducido en una situación insostenible con 2.000 personas hacinadas en la isla de Gran Canaria, refugiados en unas carpas suministradas por la Cruz Roja en el muelle de Arguineguín (Mogán), en lo que ya se conoce como el campamento de la vergüenza. En unos 400 metros cuadrados hay más de dos mil personas sin duchas y durmiendo casi al raso.

Como vemos, la pandemia no ha hecho que se reduzcan los naufragios. El sufrimiento de los que sobreviven, de hecho, se ha visto acrecentado con las medidas contra el coronavirus como la dura cuarentena que sufren al llegar a un país europeo, según relatan las propias entidades que ayudan a los migrantes.

A día de hoy, la mayoría de los salvamentos marítimos los realizan organizaciones humanitarias de rescate como Open Arms. Otras organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras (MSF) ayudan a los migrantes supervivientes al llegar a la costa.  La labor de estas ONG’s, que son vilmente atacadas por la ultraderecha, es admirable en todos los sentidos y debemos apoyarlas de cualquier forma y manera. Pero ello no quita que la responsabilidad de los Estados y de los organismos supranacionales, en este sentido, sea enorme. La Unión Europa, los estados de nuestro continente y el resto de  entidades internaciones deben actuar de forma urgente y rotunda para evitar estas muertes implementando todos los medios posibles para el rescate de estas personas.

Conjuntamente, insisto en que esta migración es fruto de una sociedad internacional injusta y desigualitaria donde el 50% de la población mundial vive con menos de 5,5$ al día, una sociedad que ha olvidado eternamente al continente africano, salvo para utilizarlo económicamente. Pienso que es urgente, de una vez por todas, erradicar la pobreza y el hambre en el planeta y reducir las desigualdades entre países y dentro de los mismos. Solo así acabaremos con la necesidad lógica de migrar que tiene cualquier persona que quiere mejorar su futuro, al igual que hicimos los españoles en gran parte de nuestra historia reciente.

(Visited 116 times, 1 visits today)
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Comparte ...

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Política de Privacidad RGPD
313,271 Suscriptores

Más temas ...

Share